En Navidad toca correr vestidos de Papa Noel, y es que esto parece estar convirtiéndose en un clásico. Si el año pasado lo hicimos en Madrid junto a los “kleines” Antonio y Elena, en esta ocasión tocaba hacerlo en Sídney, al otro lado del globo terráqueo.

https://www.youtube.com/watch?v=Prjttcd1rr0

 

            Llevábamos menos de 24 horas en Australia, tiempo más que suficiente para vencer al jetlag y patear los primeros 30 kms descubriendo la ciudad que muchos creen ser la capital de Australia (aunque ese honor le corresponde a la ciudad de Canberra).

            Cualquier excusa es buena para que los #LovelyRunners nos hagamos un trote mañanero (como días después haríamos para grabar uno de nuestros #CorriendoPor… aprovechamos el momento publicitario para decirte que te suscribas a nuestro canal de Youtube) aunque en esta ocasión la satisfacción era doble ya que además de correr por los lugares más emblemáticos de Sídney, alrededor de su Ópera, contribuiríamos con una buena causa ya que la recaudación de esta iría para la organización nacional sin ánimo de lucro “Variety - Children´s Charity” comprometida con ayudar a los niños australianos que están enfermos, se encuentran en desventaja o tienen necesidades especiales para vivir, reír o aprender.  En definitiva, ayudan a los niños a superar cualquier obstáculo para vivir al máximo la vida.

Equipados y con nuestras mejores sonrisas.

            Por motivos de incompatibilidad de horarios ya que habíamos aterrizado en las antípodas australianas la tarde anterior no pudimos recoger el dorsal y los uniformes así que tocaba madrugar. Dicen que a quién madruga Dios le ayuda…seguro que en el mundillo del running habría que buscar un nuevo dicho ya que parecemos muy dados a tener que madrugar para disfrutar de lo que tanto nos gusta, trotar.

Ambiente navideño en las calles de Sídney.

Dorsales de la fun run Santa.

         La carrera tenía comienzo a las 8:30 horas, por lo que una hora antes allí que estábamos enfundados con nuestra camiseta de tirantes con nuestro logo en el pecho. Sí, en pleno diciembre, pero bajo una temperatura agradable y eso que el sol acababa de salir. 

Feliz Navidad, Ho..ho…ho!

Un sueño hecho realidad, estar dentro de una bola de nieve.

#LovelyRunners en modo Papás Noeles.

               La animación previa a la carrera estaba montada en torno a un parque. Escenarios, caseta de entrega de indumentaria, guardarropas, música y una bola gigante de aire con nieve para meterte dentro e inmortalizar el momento con una foto.

Unas cuantas tallas de más.

Tal para cual, cual para tal.

            Poco a poco las y los corredores, y sobre todo muchas familias con niños pequeños se iban dando cita. El corazón de Sídney se vestía de Papás Noeles con zapatillas de correr y mientras la magia sucedía nosotros a lo nuestro, inmortalizar el momento a modo de instantáneas.

La fuerza de 42k siempre nos acompaña.    

Foto de familia. 

            Se acercaba la salida de la carrera pero antes tocaba foto de familia. Una marea roja, con sus barbas blancas y su mejor sonrisa posábamos para la foto-selfie con la que nos retrataban desde las alturas.

            Y sin mucho tiempo para más, el pistoletazo de salida. Era una prueba festiva por lo que decidimos no competirla ni por asomo. Salimos a mitad del pelotón y en todo momento fuimos contemplando la majestuosa ópera de Sídney, el puente que la observa a lo lejos y la zona portuaria por donde se lanzó al comienzo la carrera.

            Es curioso pero cuando no te tomas las carreras en serio, suelen costar más mentalmente. Hoy no íbamos a competir, íbamos sin mirar el reloj, sin correr al ritmo de las sensaciones. Al revés, íbamos trotando, hablando, grabando…eran sólo 5 km y no nos íbamos a autoexigir nada…pero estos 5 km se hicieron pesados ya que nuestra cabeza debía de estar descolocada: correr nada más llegar a un país tan lejano sin la adrenalina de la competición y tras un madrugón de justicia.

            Pero el recorrido fue agradable, la animación también y en varios tramos de la carrera había grupos y corales cantando algunas de las versiones de villancicos más famosas y conocidas por todos.

Más #LovelyNoelRunners imposible.    

Cara de satisfacción tras los 5 km.

            Y así, creemos que media hora después de la salida cruzábamos la meta de la mano. Papá y Mamá LovelyNoelRunners. Con la satisfacción de comenzar el día pronto y con la certeza de que acabábamos de inaugurar un gran viaje que nos hará conocer Australia durante los próximos 20 días volvíamos al hotel, previa parada en el supermercado para comprar avituallamiento para desayunar, ducharnos y patearnos de sol a sol la majestuosa Sidney y su imponente bahía.

             Australia, prepárate que allá vamos!!

Los #LovelyRunners por el mundo. 

Crono LovelyRunners:

   - Miriam: no sabemos.

   - Juan: no sabemos.

Fecha: 3/12/16

Distancia: 5 km

Dificultad: Baja

Nota LovelyRunners: 7/10

                            www.lovelyrunners.com

 

 

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

¡Atención! Este sitio usa cookies.

Usted acepta su uso. Saber más

Acepto
En esta web hacemos uso de cookies para que funcione todo correctamente. La legislación europea nos obliga a pedirte consentimiento para usalas. Por favor, acepta el uso de cookies y permite que la web cargue como cualquier otra web de Internet. Política de Privacidad.